Rehabilitacion y refuerzo de estructura metalica en edificio de viviendas

El proyecto consiste en la rehabilitación y el refuerzo de la estructura metálica de un edificio de once plantas situado en la provincia de Alicante. Realizando unas obras de reforma en uno de los bajos comerciales del edificio, se descubre que los pilares metálicos que conforman la estructura se encuentran afectados por patologías. El cliente contacta con nosotros para que vayamos a echar un primer vistazo al estado. Una vez allí, comprobamos que todos los pilares descubiertos del local en obras están oxidados, y esta oxidación ha provocado la corrosión de los mismos, con el consecuente desprendimiento de lascas metálicas, de diferentes espesores. Ésto implica una pérdida de sección resistente, por lo que se toma la decisión de llevar a cabo una actuación de emergencia en el edificio que va a consistir en el apeo de la carga de los pilares que presentan un peor estado.

Una vez inspeccionadas las plantas del edificio, y tras realizar una serie de catas, se comprueba que las patologías estructurales se encuentran localizadas en la planta baja, en los dos locales comerciales existentes. Por lo tanto, es aquí donde se centra el ámbito de la obra. La primera intervención consiste en apuntalar el forjado de la planta primera, para así eliminar algo de la carga que llega a los pilares, que compensará los esfuerzos que tendrán que hacer para el proceso de apuntalamiento. Éste consiste en la unión de dos pilares consecutivos mediante una viga que en caso de fallo de alguno de los pilares funcionará como una palanca, transmitiendo los esfuerzos de uno a otro pilar y también al terreno.

Una vez apeados los pilares de su carga, podemos intervenir sobre ellos sin riesgo. Se le aplica un tratamiento para eliminar la corrosión y para controlar la oxidación, que consiste en su chorreado mediante granalla de silicato de aluminio, que limpia el pilar, desprende toda la zona corroída y deja a la vista la sección resistente de acero. Después de esto se pintan con un mortero que protege al acero de la humedad, detiene la oxidación y que servirá como puente de unión entre el acero y el hormigón, ya que la solución de refuerzo adoptada es el encamisado del pilar mediante hormigón armado, de tal forma que se multiplica por tres la resistencia actual de la estructura. Para ello, en la base de los pilares se realiza una pequeña zapata que ayudará a disipar la carga que transmite el pilar a las zapatas existentes, y éstas al terreno. Sobre ella arranca el refuerzo de hormigón armado, consistente en una armadura que abraza al pilar en toda su altura, que posteriormente se hormigonará en dos fases para poder eliminar el apeo durante el proceso. Actualmente se están reforzando los pilares del local que se encontraba en obras. Posteriormente se realizará la misma operación en el otro local existente en el edificio.

Lineas de vida en el Teatro Rio

El proyecto consiste en el diseño, instalación y certificación de un sistema de líneas de vida en el Teatro Río de Ibi. Anteriormente en la caja escénica existía un solo cable que cubría una pequeña parte de la superficie de trabajo de los operarios del teatro. Debido a que en todas las obras y actuaciones que allí se hacen, deben realizar trabajos en altura, el Ayuntamiento de Ibi se pone en contacto con nosotros para proyectar un sistema de protección anti-caídas para que los trabajos se realicen con total seguridad.

La línea de vida consiste en un cable de acero de alta resistencia anclado de lado a lado del lugar donde se va a trabajar, sobre el que se coloca un carro con un posicionador de cuerda a la que se asegura el operario. En uno de los extremos del cable se dispone un dispositivo absorbedor de energía que permitirá mitigar el esfuerzo producido por la posible caída del trabajador.

La instalación se realiza en dos zonas del teatro Río. Por una parte, en la caja escénica, sobre el escenario, se colocan 4 cables con sus carros y su posicionadores de cuerda, de tal forma que el operario se pueda anclar a ella para trabajar con seguridad. Por otra parte, en la zona de las gateras de iluminación, que se encuentran sobre el patio de butacas, se instalan dos tipos de líneas de vida: unas horizontales que permitirán enfocar protegiendo el riesgo de sufrir una caída de más de 15m, ya que no se pusieron barreras de protección en los huecos de iluminación; y otras verticales, que permiten a los operarios asegurarse al tener que subir y bajar las empinadas escaleras que allí existen, ya que apenas hay iluminación y el riesgo de accidente es muy alto. Por último, la instalación se remata con unos puntos de anclaje en el suelo para asegurar aquellas zonas donde las líneas no llegan. La intervención termina con el suministro de los correspondientes equipos de protección individual (E.P.I.) y la impartición de una formación a los trabajadores para enseñarles el funcionamiento del sistema de protección y prevenir riesgos laborales.

REHABILITACION DE VIVIENDA ENTRE MEDIANERAS

El proyecto consiste en la rehabilitación integral de una vivienda entre medianeras construida en el siglo XIX y situada en Biar. Cuenta con planta baja más 2 alturas y altillo. Su estructura se compone a base de muros de carga de mampostería y forjados formados por vigas y viguetas de madera con entrevigado mediante revoltón cerámico. El estado era bastante deficiente: la estructura portante está en buen estado, pero tanto la cubierta como los forjados se encuentran muy deteriorados, habiéndose hundido en algunas zonas determinadas. Por lo tanto, el proyecto se desarrolla en dos fases: una primera que consistirá en la consolidación estructural de los elementos que existen y la sustitución por otros de igual naturaleza allí donde sea imposible mantenerlos, reformando a su vez la cubierta y la fachada principal, y una segunda fase en la que se acometerá una nueva distribución interior, con la ejecución de todas las instalaciones y acabados necesarios.

La primera fase de la obra comienza con el apuntalamiento de todos los elementos estructurales con riesgo de derrumbe. Posteriormente se procede a demoler todas aquellas zonas que se encuentran en mal estado, empezando por la cubierta y sus elementos de soporte, y posteriormente se va descendiendo a las plantas inferiores donde se lleva a cabo la misma intervención. Todo ello se realiza con mucho cuidado demoliendo pieza a pieza cada elemento, para no provocar movimientos o vibraciones que pudieran ocasionar el desprendimiento de material de los muros de mampostería. Una vez demolida la cubierta y realizado el desescombro se comienza a ejecutar una nueva. Para ello se sustituyen las vigas existentes de madera que estaban podridas y afectadas por carcoma por otras nuevas de madera laminada, que se utilizarán para apoyar un sistema de forjado compuesto por viguetas también de madera laminada y un machiembrado de tablones de madera sobre el que se construye la cubierta, formada por una capa de aislamiento térmico, otra de compresión y sobre ella la impermeabilización y el acabado mediante teja curva.

Una vez terminada la cubierta y los forjados superiores, en esta fase de proyecto se procede a arreglar el saneamiento existente en planta baja y la fachada principal. Para ello, la capa de mortero monocapa existente que cubre la fachada se elimina al encontrarse en muy mal estado. Al realizarlo vemos que la mampostería que forma el muro de cerramiento original sigue bastante bien, por lo que se decide dejarla vista, consolidando las juntas y recercando los huecos conforme a lo establecido por la normativa municipal. Para finalizar, la planta baja, donde la mampostería presenta una disposición más irregular, se opta por cubrirla mediante un mortero bastardo de cal y arena de color siena, igual que el original que cubría la fachada.

CERRAMIENTO DE PABELLON DEPORTIVO

El proyecto consiste en la dirección de obra y la coordinación en materia de seguridad y salud para ejecutar el cerramiento de un pabellón deportivo situado en un instituto de educación secundaria en Ibi. El cliente se pone en contacto con nosotros puesto que quieren cerrar los huecos de fachada del pabellón. Acudimos al lugar y podemos comprobar como el cerramiento actual lo forman un panelado de lamas metálicas dispuestas en posición horizontal ligeramente inclinadas hacia el exterior, con el fin de que no penetre la lluvia en el interior del edificio. Pese a ello, el agua entra dentro del edificio, sobre todo en los días de viento donde la presión ejercida por éste y el frío del invierno hace muy complicado el desarrollo de actividades deportivas.

Exterior  Interior  OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La solución que se adopta es cerrar interiormente los vanos entre las crujías con unos paneles de policarbonato celular opacos de 10mm de espesor, colocados sobre una nueva perfilería de aluminio que irá anclada a la estructura existente. Para el montaje se utiliza una plataforma elevadora eléctrica de tijera, dispuesta sobre paneles de madera con el fin de no dañar el pavimento plástico existente. La ejecución de la obra es llevada a cabo por la empresa Cuberfront de Alcoy.

Detalle cerramiento interior  Montaje  Interior fachada oeste

Una vez finalizada la colocación, se añaden unos refuerzos perimetrales para evitar que la presión producida por el viento pueda arrancar el panelado. Para terminar, las instalaciones que se han visto modificadas por el desarrollo del montaje, se vuelven a colocar en su posición original anclándose a las paredes mediante abrazaderas metálicas.

Detalle acabado  Interior terminado  Interior oeste

Rehabilitacion de estructura

El presente proyecto consiste en la rehabilitación de la estructura de un edificio de viviendas en la localidad de Ibi. El promotor se pone en contacto con nuestro estudio para comunicarnos que han aparecido una serie de deficiencias en los pilares de la planta sótano del edificio donde reside. Cuando vamos a hacer las visitas de obra, observamos que debido a un aporte continuo de humedad, han aparecido manchas en los muros de sótano y los pilares presentan una serie de grietas. Tras la realización de unas catas, comprobamos que las armaduras de los pilares y de los muros de sótano se han oxidado y, consecuentemente, se han hinchado, haciendo que el hormigón que las recubre se agriete y se desprenda. Después de una serie de pruebas, se llega a la conclusión que la humedad se ha producido debido a las reparaciones que se hicieron en el saneamiento del edificio medianero y de las obras que se realizaron en la calle frente al edificio, en la que el terreno permaneció mucho tiempo abierto sin ningún tipo de protección frente a la lluvia. Una vez se terminaron todas las obras, el aporte de agua se detuvo y la corrosión no continuó. Pese a ello, el estado de los pilares era muy deficiente, con lo cual se procede a su reparación.

Estado original del pilarDesperfectos en muroGrieta en el pilar de esquina

En primer lugar se realizan una serie de catas para comprobar el alcance de las humedades. Se escava hasta la cimentación y se comprueba que el agua no la ha afectado. A continuación se apuntala la estructura que va a ser intervenida y se retira toda la capa de hormigón afectada hasta dejar vistas las armaduras. Se aplica un mortero impermeabilizante en la base de los pilares como medida preventiva para evitar el ascenso de humedad por capilaridad en caso de que vuelva a aparecer. Posteriormente se aplica un tratamiento mediante chorro de silicato de aluminio para eliminar toda la capa de óxido de las armaduras. En aquellos puntos donde han perdido sección resistente, se sustituyen por otras nuevas. Los estribos de atado también se sustituyen y se anclan al hormigón mediante resina epoxi de alta resistencia. A continuación, a las armaduras se les aplica un tratamiento pasivante inhibidor de la corrosión. Para finalizar se recubren de hormigón de alta resistencia para volver a darle su forma original.

Pilar decapado Pilar con tratamiento inhibidor de la corrosión Pilar recubierto de hormigón

Para solucionar las patologías de los muros, el proceso es similar al anteriormente descrito. En un primer paso realizamos una serie de catas para comprobar hasta donde ha llegado el efecto de la humedad. Una vez hechas, podemos comprobar que las patologías son superficiales y no llegan a la cimentación. Por lo tanto se decide reparar puntualmente aquellos lugares más afectados. Para ello, se elimina la capa de acabado y hormigón que cubren las armaduras, se le aplica el mismo tratamiento mediante chorro de silicato de aluminio y así se elimina la corrosión. Se sustituyen aquellas armaduras que han perdido mucha sección y, por lo tanto, capacidad resistente, y se anclan al hormigón mediante resina epoxi de alta resistencia. Posteriormente se tratan con el mismo mortero pasivante inhibidor de la corrosión, se recubre de hormigón y se deja con su aspecto original. Tanto en el caso de los pilares como en los muros, se opta por dejar el hormigón visto sin el acabado de enlucido de yeso que había original, durante un tiempo determinado para comprobar que se han solucionado los problemas de humedad y no vuelven a salir manchas.

Muro en estado original Muro con tratamiento inhibidor de la corrosión Muro recubierto de hormigón

 

Rehabilitación de fachada en Elche

Presentamos uno de los proyectos de reforma que hemos realizado. Se trata de la rehabilitación de una fachada de un edificio de finales del siglo XIX situado en los alrededores de la Plaça de Baix, cerca del ayuntamiento,  en la ciudad de Elche. El cliente se puso en contacto con nosotros debido la necesidad de reparar las patologías existentes. Una vez en el lugar, comprobamos que la fachada estaba muy deteriorada ya que se apreciaban fisuras en varios puntos con el consecuente riesgo de desprendimiento de elementos que pusieran en peligro la integridad de los peatones que pasaran por el entorno. De hecho, uno de los balcones, conformados por un voladizo de piedra arenisca, se había desprendido sobre la acera. Por ello afrontamos un doble proyecto: por una parte resolver los problemas de estabilidad y seguridad de los elementos existentes y por otra parte devolver al edificio su imagen original realizando la mínima intervención posible para evitar un impacto visual importante en el conjunto, ya que se trata de un edificio protegido por normativa municipal ubicado en el ámbito del casco antiguo. Para ello propusimos la reconstrucción del balcón caído en hormigón armado y la consolidación estructural de los demás, ya que el bloque de piedra no presentaba ningún tipo de refuerzo.

El proceso constructivo comienza con la limpieza de toda la fachada. Posteriormente se reconstruye el balcón con hormigón armado, anclando las armaduras a la estructura existente con resina de alta resistencia, la misma que utilizamos para sostener los refuerzos de los balcones. Éstos consisten en una lámina de metal soldada a unas cartelas que se unen mediante un anclaje químico con el muro existente. En el último paso se pinta el refuerzo metálico con una imprimación antioxidante y se laca de un tono marrón acorde al lugar donde se encuentra la obra.

A continuación, en todos los bordes, molduras y adornos que tiene la fachada, se aplica un mortero de reposición con fibra de vidrio que le otorga la resistencia adecuada al estar todos estos elementos expuestos a la intemperie. Bajo los miradores que se encuentran en la fachada principal se colocan otras cartelas metálicas para dotar de una imagen uniforme a todo el conjunto. Como remate para organizar todo el el grupo de cables existentes se coloca un cajeado registrable por el que se hacen pasar todos los elementos, de tal forma que no cuelguen de la fachada afeándola. Para finalizar se pintan las carpinterías de un tono azul-grisáceo y los muros de siena claro, devolviendo el edificio a su estado original.